¿Por qué los veganos son tan antipáticos?

En los últimos años, las publicaciones de nuevos restaurantes y productos destinados a un público vegano se han hecho cada vez más comunes.  Desde nuevos restaurantes y productos alimenticios, hasta cosméticos que no efectúan pruebas en animales, o eventos masivos destinados a la concientización contra el maltrato animal. Toda una revolución que deja de manifiesto la importancia que las nuevas generaciones le dan al cuidado de su patrimonio ecológico.

No obstante, cuando esto ocurre también es muy común que surjan miles de trolls en las redes sociales y realicen críticas de todo tipo en contra de los movimientos veganos e ideales que parecen no compartir. Ante este contexto es muy fácil preguntarnos ¿Por qué los veganos son tan antipáticos?

El rechazo hacia los veganos

Antes de poder responder a la pregunta “¿Por qué los veganos son tan antipáticos?” Es muy importante comenzar por definir el termino.

En este punto, la antipatía es el sentimiento instintivo de rechazo hacia una persona o hacia su actitud o comportamiento. De forma que “la antipatía de los veganos” es un fenómeno que se despierta en los interlocutores y no tiene por qué depender de ellos.

Es decir, no hace falta que exista un motivo objetivo ni lógico para que alguien sea considerado “antipático”, ya que alcanza con generar rechazo de quienes interactúan con ellos. Y en este punto se explica gran parte del problema, ya que la interacción con la cultura vegana resulta ser cada vez más frecuente en la medida que su número se hace más significativo.

El sentimiento de sentirse interpelados

Cómo ya mencionamos, es cada vez más común que un transeúnte encuentre manifestaciones, cartelería, publicidades, publicaciones y diferentes allegados que intentan comunicar un mensaje instando a transicionar a una dieta vegana.

Y cuando se intenta comunicar que “transicionar a una dieta vegana es sinónimo de salvar al mundo”, resulta muy difícil que el interlocutor no haga una asociación binaria en la que se puede sentir interpelado de forma negativa: “Si los veganos salvan al mundo, quienes no lo son lo destruyen”.

Esto, sumado a que la “transición vegana” es una lucha que actualmente es impulsada principalmente por jóvenes centennials y millennials, hace que las generaciones anteriores sientan que “estos nuevos revolucionarios” no cuentan con la suficiente moral como para contradecir una tradición que los antecede y que mantuvieron toda su vida.

Después de todo, los activistas e influencers que se encuentran más comprometidos con la “revolución verde” se hacen conocidos principalmente en medios de comunicación y canales digitales, que resultan prácticamente inaccesibles por las generaciones pasadas, que incluso llegan a desacreditar la autoridad de los mismos.

Teorías Anti Veganas

Entendiendo que en la medida de que los veganos se sigan multiplicando en número y su voz siga ganando fuerza, los opositores al veganismo también comenzarán a multiplicarse en número (ya que cada vez más gente estará expuesta a sus mensajes). De forma que las teorías conspiranoicas, fake news, y falsos datos científicos también comienzan a ganar terreno, ya que estos opositores tienden a acudir a ellos en busca de mostrar su repudio y rechazo hacia el movimiento.

Desde quienes dicen que la comida vegana es más contaminante, hasta quienes consideran que no reciben los suficientes nutrientes. La web cada vez acumula más información basura al respecto y esto es en gran medida producto de la antipatía de los veganos. Pero cada una de esas teorías tienden a ser realmente absurdas y muy fáciles de contrastar.

A continuación, señalamos algunas de ellas.

¿Y cómo saber si las plantas no sufren dolor?

Esta pregunta, que por increíble que suene es una de las que más trasciende a modo de oposición a los veganos, se puede refutar de diversas formas.

Por un lado, ya que las plantas carecen de sistema nervioso central, de forma que no sienten dolor, y si lo hicieran no es comparable al de un animal cuyo dolor ya está completamente demostrado.

Por otro lado, suponiendo que las plantas sienten mucho dolor y queremos velar por ellas, en ese caso, una dieta vegana seguiría siendo la mejor alternativa. Esto se explica, ya que, en la actualidad, una dieta 100% vegetal produce un daño a la vegetación significativamente inferior que el que requiere la cría de ganado u otros animales.

¿Cómo es posible? 

Muy fácil, no importa de qué animal estamos hablando el mismo se alimenta de otras plantas y los nutrientes de su carne es inferior al de las plantas que ingieren en su desarrollo. 

En líneas generales, se necesitan aproximadamente 10 kg de cereal para producir 1 solo kilo de carne, y si hablamos de nutrientes, el kilo de carne solo conserva el 70% del valor total contenido dentro de los 10 kilogramos de vegetales y cereales.

Además de que también implica deforestar el doble de hectáreas, ya que no solo hace falta espacio para criar animales, sino que también hace falta espacio para cultivar los vegetales necesarios para su crianza.

No existe la mala publicidad, solo la publicidad

De todas formas, que el movimiento anti vegano continúe ganando terreno no tiene porque significar algo malo, ya que, al mismo tiempo, este solo se explique como consecuencia directa del crecimiento y la expansión de la concientización en la revolución verde, el respeto hacia los animales y la simple idea de cuidar de nuestro planeta.

Eso explica, por qué en los últimos años, aumentó tanto el número de opciones para este público que hoy ya representa un gran negocio, considerando que hoy es cada vez más fácil encontrar opciones de catering vegano barcelonamenús veganos crudiveganoscomidas veganas y desayunos veganos. Y opciones más novedosas cómo eventos privados empresas y eventos gastronómicos a medida.

Además, las nuevas generaciones, que desde muy pequeños comienzan a verse rodeados de un bombardeo de información constante, proveniente de diferentes medios digitales, aprenden cada vez más rápidamente a contrastar información e incorporar herramientas que les permitan diferenciar una “fake news” de lo que no lo es.

Es por eso, que la difusión malintencionada de mensajes contra el veganismo, sólo hacen que el mensaje se siga difundiendo y recorra el mundo con mayor velocidad, generando debates e interés en nuevos públicos.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Blog

También te Puede Interesar