Disfruta en casa de un delicioso Pan Crudivegano sin Gluten.

¿Qué es el batch cooking y cómo te ayuda a comer mejor y ahorrar?

Es un término culinario de moda en los últimos tiempos, y se ha expandido cómo la pólvora a través de redes sociales

¿Sabes qué es el batch cooking y cómo ponerlo en práctica para ahorrar tiempo, comer sano y reducir el desperdicio de alimentos? Arrasa en Instagram, permite ahorrar cientos de euros al año, apostar por productos frescos, de proximidad y temporada, preparar platos ricos y llenos de colores, mezclar sabores nuevos y sobre todo, no tirar de ultraprocesados ni alimentos preparados.

 

Es el batch cooking, un nuevo vocablo anglosajón que designa la práctica por la que cocinar un día a la semana y ganar tiempo sin sacrificar tu salud ni aburrir a tu paladar. También se denomina meal prep, y si buscas cualquiera de los dos hashtags en redes, encontrarás millones de ideas creativa a golpe de clic.

 

La finalidad de esta tendencia es que los procesados y preparados poco saludables no invadan la dieta como fórmulas rápidas para salir del apuro ante la falta de tiempo, los horarios del frenético siglo XXI o la carga laboral.

 

Para el batch cooking solamente debes contar con tapas herméticos -mejor de vidrio que de plástico o tarros par albergar tus preparaciones. La organización, los productos frescos y un buen puñado de recetas a mano te resultarán de gran ayuda. Escribe a mano en tu libreta los consejos que te ayuden, los platos que mejor te han salido, trucos de cocción o ideas gastronómicas. Para organizar un menú batch cooking tendrás que planificar el menú semanal considerando el tiempo de conservación de cada preparación y el día que se comerá.

 

Puedes incluir platos al vacío y comidas que duren varios días refrigeradas. Anota todos los ingredientes que necesitas en tu lista de la compra y acude a tus comercios locales para adquirirlas, escogiendo preferiblemente alimentos de temporada -más baratos, en su momento óptimo de consumo y alineados con la soberanía alimentaria y la sostenibilidad-. Si son de kilómetro cero, mucho mejor.

 

En el batch cooking los vegetales son la base principal: puedes tomar como referencia el plato de Harvard que te explicamos en este reportaje. Podrás reutilizar y replicar cada ingrediente en varios platos, combinando los de cuchara con desayunos, postres y platos principales. Las guarniciones pueden ser tan diversas como quieras, desde pisto a garbanzos con setas, arroz integral, cuscús, quinoa y un largo etcétera.

 

Recuerda que los guisos, estofados, lasañas, tabulé, hummus o verduras asadas se conservan bien durante varios días. No olvides incluir una fuente de proteína en cada plato, incorporar semillas, preparar aderezos, recurrir a las fuentes de grasas saludables como aguacate, frutos secos o aceite de oliva, y dividir entre la nevera y el congelador los alimentos que correspondan. Por ejemplo, no deberías congelar patatas o huevos.