Cuatro alimentos que no pueden faltar en una dieta Crudivegana

Dar el paso de cambiar nuestra dieta por una alimentación Crudivegana suele ser un paso complicado si no se cuenta con el apoyo de especialistas en la materia que nos asesoren sobre los alimentos y las cantidades que debemos consumir para mantenernos saludables.

Sin embargo, debes tener en cuenta que este tipo de alimentación no solo se basa comer frutas y verduras. Es importante que incluyas otros alimentos para asegurarte de incluir todos los nutrientes que necesita tu organismo para funcionar correctamente.

El primer paso para lograrlo es estar bien asesorado y planificar tu alimentación de acuerdo a tus necesidades y estilo de vida. Especialistas de la salud comentan que las principales carencias a las que se puede enfrentar tu cuerpo con este cambio de régimen son la falta de calcio y vitaminas como la B12.

Es por ello que debemos tener suma importancia en complementar nuestras frutas y verduras con otros alimentos. Por ejemplo, las almendras se recomiendan como importantes aportadoras de calcio, al igual que algunas semillas, como la linaza y la chía, señala la nutricionista.

Las legumbres y cereales son una importante fuente de proteínas que te ayudarán a sustituir los nutrientes que te aportaba la carne. Lentejas, porotos, garbanzos y guisantes no sólo te entregarán beneficios, vitaminas y nutrientes, sino que además te hará variar un poco tus platos y no llenarte de alimentos verdes.

Puedes combinar legumbres y cereales en una misma receta de tal manera que te ayudarán a consumir una proteína completa, por ejemplo hamburguesas rebozadas de lentejas, albóndigas de alubias y avena u otra combinación de estos dos grupos de alimentos.

Los granos y las  semillas como el maíz, la quinoa y el arroz también son una valiosa fuente de proteínas y de otros elementos muy importantes para una dieta balanceada. Por ejemplo, el arroz integral aporta fibra, vitamina E y magnesio, siendo importante no sólo por esto, sino porque además es muy versátil y te permite preparar hasta guisados que pueden hacer más rico aún tu régimen vegetal.

Una porción de frutos secos te ayudrá a obtener grasas buenas, antioxidantes, vitaminas y minerales y además de calcio de origen vegetal.  Estos alimentos son fundamentales, ya que son una excelente fuente de grasas saludables, es decir, aquellas que ayudan a reducir el colesterol malo y a incrementar el bueno.

Por último y no menos importante, las grasas vegetales como el aceite de oliva, de coco o el de la palta no deben faltar en tu despensa, ya que son mucho más nutritivas que el aceite

Ahora lo sabes no es tan difícil contar con una nutrición Crudivagana balanceada, cuando cuentas con el apoyo de expertos, ¿tienes dudas? Contáctanos y nosotros te ayudamos a resolverlas